¿Qué es la afasia?

La afasia es un trastorno adquirido del lenguaje que resulta como consecuencia de un derrame cerebral o una lesión cerebral. Afecta la capacidad de la persona para procesar, usar y/o entender el lenguaje. La afasia no afecta la inteligencia.

La afasia puede afectar todas las formas del lenguaje: hablarlo, escucharlo, leerlo y escribirlo. Este padecimiento puede causar frustración y estrés a la persona que vive con este padecimiento, así como para su persona cuidadora. Un diagnóstico de afasia es algo no planeado, inesperado y frustrante, pero no es un caso perdido.

Hay muchos tipos de afasia y las características varían dependiendo de la ubicación y el grado de daños que el cerebro haya sufrido. Entre más grave sea la afasia, más limitadas serán las habilidades del habla y del lenguaje.

¿Cuál es la incidencia de la afasia?

Si usted o un conocido suyo tiene afasia, ¡no están solos!

La mayoría de las personas nunca han escuchado mencionar la afasia. A menos que la afasia le esté afectando a usted o a un ser querido, es probable que no sepa mucho sobre ella. De manera que podría sorprenderle escuchar que la afasia es, realmente, un padecimiento relativamente común. A pesar de que los cálculos varían, se cree que aproximadamente 2 millones de personas en Estados Unidos sufren de afasia. Aproximadamente a 180,000 personas se les diagnostica la afasia cada año. La afasia se les presenta a alrededor de 1/3 de las personas que experimentan derrames cerebrales.

La afasia afecta a más personas que gran cantidad de otros padecimientos que probablemente haya escuchado mencionar, como la enfermedad de Parkinson, esclerosis múltiple y parálisis cerebral. Sin embargo, según una encuesta del 2016, el 85% de las personas nunca habían siquiera escuchado el término “afasia”.

El diagnóstico de afasia

Su médico o un patólogo del habla y del lenguaje (speech-language pathologist; SLP) puede diagnosticarle la afasia. Este patólogo puede realizar pruebas del habla y del lenguaje con base en sus síntomas. Sin embargo, únicamente un médico puede hacer pruebas médicas para determinar la causa de fondo.

Si sufrió un derrame cerebral o una lesión cerebral, una exploración del cerebro mediante escáner puede determinar la ubicación y gravedad de la lesión. Esta exploración mostrará si los centros de lenguaje del cerebro sufrieron daños. Esta información, en combinación con sus síntomas, permitirá al médico diagnosticar la afasia.

Inmediatamente después de un derrame cerebral, la mayor preocupación de su equipo médico será asegurarse de que esté usted estable médicamente y de que tenga la capacidad física para que le den de alta. Quizá no reciba mucha información sobre la afasia inmediatamente después de sufrir el derrame cerebral. Sin embargo, debieran enviarle a consultar a un patólogo del habla y del lenguaje. Si considera que tiene afasia, pero no le enviaron a consultar a este tipo de patólogo, pregunte a su médico si puede consultar a uno.

El patólogo del habla y del lenguaje le realizará pruebas del habla y del lenguaje y le brindará más información sobre el tipo de afasia que padece. Este patólogo le hará pruebas de las distintas áreas de lenguaje: habla, comprensión, lectura y escritura y también podrá determinar cuáles son sus fortalezas y debilidades. Esta información le ayuda al patólogo del habla y del lenguaje a elegir las técnicas terapéuticas que le ayudarán a mejorarse.

Si cree que no ha sufrido un derrame cerebral o una lesión cerebral traumática, pero tiene síntomas similares a los de la afasia, debe informar a su médico. Él o ella puede ordenar pruebas médicas y también enviarle a un patólogo del habla y del lenguaje. Su médico familiar podría enviarle a un neurólogo para obtener atención más especializada. Las pruebas médicas pueden confirmar el diagnóstico y proporcionar información adicional. Existen otros padecimientos médicos que pueden ocasionar síntomas similares a los de la afasia, de manera que es importante determinar la causa de fondo.

¿Se puede prevenir la afasia?

Si tiene afasia, es posible que se pregunte si podría haber hecho algo para prevenir esta dolencia. No hay una forma efectiva de prevenir la afasia. La afasia suele ser el resultado de un derrame cerebral u otro tipo de lesión cerebral.

Aunque hay pasos que puede seguir para reducir su riesgo de sufrir un derrame cerebral (u otro, si ya lo tuvo), la realidad es que no hay forma 100% efectiva de prevenirlo.

Algunas personas sufren un derrame cerebral debido a razones que están fuera de su control y que no podrían haberse evitado. La afasia como resultado de un derrame cerebral no se puede prevenir. Lo importante es saber qué parte del cerebro fue afectado.

Entre el 25% y el 40% de las personas que han tenido un ataque o derrame cerebral adquieren afasia. Sin embargo, sobrevivientes que no tienen afasia no hicieron algo diferente para prevenir este trastorno de comunicación. Sencillamente el derrame cerebral afecto una parte diferente de su cerebro. Las personas con afasia suelen tener daños en el lado izquierdo del cerebro, cual es la parte responsable del lenguaje para muchas personas.

Si desea información sobre cómo reducir su riesgo de ataque o derrame cerebral, consulte a su médico. Su médico puede hablar con usted sobre su historial de salud y sobre los factores de riesgos para poder mejorar su estilo de vida.

Recomendaciones Comunes para Prevenir el Derrame Cerebral y Afasia

  • Ejercicio, de acuerdo con las recomendaciones de su médico.
  • Comer saludablemente, incluyendo reducir el consumo de sodio (sal)
  • Dejar de fumar.
  • Mantener un peso saludable.

Además, asegúrese de controlar sus niveles de colesterol, azúcar en la sangre y presión arterial. Procure de mantener un rango normal en las áreas mencionadas y, si no lo puede lograr, pregúntele a su médico cómo reducirlos.

Estos son los síntomas de la afasia moderada a grave

Afasia moderada:

  • Las personas podrían tener problemas para entender mensajes largos.
  • Las personas podrían necesitar un poco más de tiempo para entender y responder a los mensajes hablados.
  • Las personas podrían tener problemas para encontrar las palabras adecuadas para expresar o explicar una idea.
  • Las personas podrían colocar las palabras en el orden equivocado o sustituir una palabra/parte de la palabra equivocada al hablar. Por ejemplo, la persona podría llamarle “mesa” a una “taza”.
  • Las personas podrían tener problemas para contestar preguntas de inmediato.

Afasia grave:

  • Las personas podrían tener problemas para entender los mensajes hablados.
  • Las personas podrían contestar en forma no confiable a las preguntas que requieren respuesta de “sí y no”.
  • Las personas podrían no estar conscientes de sus propios errores.
  • Las personas podrían usar una combinación de palabras y jerga que los demás no entienden.
  • Las personas podrían no poder hablar o hablar muy poco.

¿Es posible recuperarse de la afasia?

Si le han diagnosticado afasia, una de las primeras preguntas probablemente será, “¿Me mejoraré?” ¡La respuesta es que sí es posible recuperarse!

Todas las personas somos diferentes. Algunas se recuperarán completamente. Algunas se recuperarán prácticamente por completo, pero continuarán buscando la palabra adecuada en ocasiones. Otras, siempre padecerán de afasia, pero pueden continuar mejorando. Lo bueno es que las personas pueden continuar viendo mejoría durante años después del inicio de la afasia.

Clic aquí para saber más

Aprenda cómo podemos ayudar a mejorar tu comunicación